domingo, 15 de diciembre de 2013

Bajo la misma estrella, John Green.

El último día de filosofía vimos lo que es el dolor, el sufrimiento y la muerte. Relacionando esto con un libro que me estoy leyendo en estos momentos, Bajo la misma estrella, veo estos sentimientos reflejados en los personajes.

Bajo la misma estrella, The Fault in Our Stars, habla sobre una chica de dieciséis años que padece un tumor de estiroides el cual es terminal. Preparada ya para morir, se le ofrece otra oportunidad: consumir una droga ' milagrosa ' llamada Phalanxifor y vivir dependiendo de una bombona de oxígeno, al que ella misma le llama Philip. Deprimida por no saber cuanto tiempo le queda de vida, Hazel es obligada por su madre a ir a un grupo de apoyo donde conoce otros jóvenes como ella. Está en ese grupo Isaac, un chico con cáncer en el ojo que tiene que afrontar una de las peores cosas que le puede pasar a alguien, quedarse ciego. El protagonista del libro, aparte de Hazel, es Augustus Waters, un chico de diecisiete años que fue diagnosticado con osteosarcoma, perdiendo su pierna izquierda por la enfermedad. Hazel y Augustus, Gus de foma cariñosa, conectan gracias a que se intercambian sus libros favoritos. La historia transcurre con la forma en la que ellos se van conociendo a través de sus libros. El libro de Hazel, Una Aflicción Imperial, el cual le dio a Gus, no tiene un final cerrado por lo que, gracias a Agustus, pudo contactar con el autor, Peter Van Houten, para que le contara el final en persona. Peter vivía en Amsterdam y ellos en América y sin la ayuda económica de sus padres, los cuales no podían permitirse, no podía ir a conocerlo. Gus tiene una idea y gasta su Deseo que se les entrega a los niños con cáncer para poder ir con la madre de Hazel, ella y él a Holanda. En el viaje, ella acepta salir con él antes de que él le confesara que el tumor se había expandido por todo su cuerpo. Hazel le ayuda aunque, desgraciadamente, al final él muere.

Aunque aún no sé muy bien el final, puedo deducir que será trágico. Bajo la misma estrella es, sin duda, un hermoso libro que nos hace valorar lo que tenemos. Aunque en el resumen que he hecho quito muchos detalles, es importante decir como Isaac, con solo dieciseis años se tiene que enfrentar a un cáncer que le hará perder la visión. Con un ojo de cristal y su otro verdadero estaba bien pero la enfermedad hace que le tengan que extirpar el otro ojo en dos semanas. Solo tenía ese tiempo para admirar lo que le rodeaba antes de que se sumiera en la eterna oscuridad. Días antes de la operación, su novia no lo aguantó y lo dejó, quedándose él lo bastante devastado como para preocuparse por su ojo. Se queda ciego y tiene que afrontar una nueva vida de otra forma diferente.Isaac no cree que, por ser diferente a los demás, tenga que sentir el rechazo de la sociedad y cree también que todos nos merecemos un amor verdadero para toda la vida. Él sufre con la pérdida de su novia por no poder ver al chico del que se había enamorado y habían estado durante tanto tiempo aunque él siguiera siendo el mismo solo que no podía ver.

Otro tema es el sufrimiento de los padres de los chicos. Dan su vida por ellos, se preocupan y les cuidan las veinticuatro horas del día. Porque según como recita la propia Hazel: «Solo hay una cosa en el mundo peor que tener cáncer cuando tienes dieciséis años, y es tener un hijo con cáncer». La misma madre de Hazel abandonó su trabajo y todo lo que tenía para estar pendiente de los cuidados de su hija y su padre trabajó duro para poder pagar los tratamientos que necesita. Así como los padres de Gus con haciendo una alimentación sana y frases motivadoras para su hijo. O como la madre de Isaac, que instaló todos los aparatos necesarios para que su hijo llevara su ceguera mejor. Todos estos son ejemplos de amor que tienen sus padres para poder permanecer un poco más con lo único que les importa: sus hijos.

El libro refleja muy bien el dolor y la muerte. Como la protagonista, Hazel, tras sentir que ya no podía más con la enfermedad solo quería ser la siguiente en la lista de niños fallecidos por el cáncer, aunque realmente no pudiera morirse porque su cuerpo estaba buscando un poco más de oxígeno, lo que la salvó al final. O como en el ejemplo de Augustus que, en sus últimos días, estaba agonizando a causa de la quimioterapia aunque nunca perdía la sonrisa con la que se depidió de Hazel. Otro de los casos que no he mencionado en el resumen es el de la antigua novia de Gus, Caroline, que murió de un tumor cerebral. Augustus nos muestra como el tumor la fue consumiendo poco a poco hasta que la convirtió en una persona diferente, muy cruel. Viéndose así como el cáncer cambia a las personas y las convierte en un monstruo hasta que las matan.
Bajo la misma estrella es un gran libro que vale la pena leer. Realmente no habla del cáncer ni de una trágica historia sino del amor de Hazel y Augustus a lo largo de la novela. De sus risas, bromas e ilusiones. De la forma en la que comparten sus miedos, se refugian en el otro y se ayudan. Es una historia hermosa pero triste a la vez que solo nos hace plantearnos preguntas que no lo habríamos hecho hasta nuestra vejez. Es bueno leer historias como estas o ver películas relacionadas para abrirnos los ojos y preocuparnos de lo realmente importa. Hay muchas personas en el mundo que están en esta situación y que son fuertes y sobreviven pero que anhelan lo que nosotros, los que estamos sanos, tenemos. Y es muy importante valorarlo porque, cualquier día, esta vida puede llegar a su fin.
Realizado por Mª Belén Rosales, 1ªBCA.

1 comentario:

  1. Casi es un ensayo, pero está muy bien. Me tienes que dejar el libro.

    ResponderEliminar